Últimas Noticias
Inicio / Columnas / La casta niega la evidencia

La casta niega la evidencia

EL OBSERVATORIO DEL TEJO. JULIÁN SÁNCHEZ

Los Resultados electorales del pasado 25-M si algo han dejado en evidencia ha venido a ser la seguridad sin ambages de que en este país algo fundamental está cambiando y que, a partir de ahora, esto no va a seguir siendo lo mismo. No sabemos si el electorado ha escogido un camino concreto y directo para dirimir la realidad de su propio futuro, o más bien se trata de un aviso en forma de torpedo dirigido hacia la quilla de un pesado trasatlántico, cuyos tripulantes han venido estando más preocupados en realizar una travesía plácida y distendida hacia un destino únicamente diseñado para sus espurios intereses, sin tener para nada en cuenta los de un pasaje, al cual se habían acostumbrado en ir acomodando en los compartimentos de tercera, cuando no a abandonarlos en las tétricas y  miserables bodegas del propio bajel.

En Europa el auge de los eurófobos y del radicalismo de ambos extremos, no ha sido más que una consecuencia que se suma a la tradicional abstención para dirimir que algo no se está haciendo bien en un continente llamado a ser emblema dentro del contexto socioeconómico mundial. El 20% de los votos cosechados en toda Europa por formaciones de puntos tan radicalmente opuestos como vienen a ser el “Podemos” español o el “Frente Nacional Francés”, éste último con un 28’9% de los votos contabilizados en su propio país, hacen presagiar que la opinión pública ha decidido lanzar su aldabonazo precisamente donde más va a doler, con el fin de hacer despertar unas conciencias más predispuestas a salvaguardar sus propios privilegios que a elaborar unas políticas más acorde con los intereses generales de una ciudadanía la cual ha visto en peligro hasta sus más elementales derechos a la propia subsistencia.

La inefable Ángela Merkel ha contestado a la nueva situación perpetrando una de sus habituales máximas: “El populismo y la demagogia se combaten creciendo”. Y Felipe González, se ha adherido a la soflama de la canciller alemana añadiendo la suya propia mediante la manifestación de que  ”los resultados son difíciles de interpretar aunque sólo sea porque sus propios protagonistas únicamente saben que lo que hay no les gusta”.

Carlos Floriano (P.P.), justifica la situación restándole importancia, basando su impresión en la idea de que en cuanto se trate de elecciones a gobiernos endógenos la actitud será diferente. Y el número 2 de la candidatura popular Esteban González Pons, basa su propia visión en lanzar la pelota al tejado del PSOE declarando que “no cree que el bipartidismo esté llegando a su fin sino que el problema lo tienen los socialistas con Podemos, que a costa de votantes del PSOE e IU han logrado cinco eurodiputados”.

Evidentemente que la casta política no desea en modo alguno ver que su propia inacción ha provocado un índice de malvivir el cual ha llegado a sacudir hasta lo más profundo del tejido social en España y en Europa. Construir un sistema de convivencia social para todos  cuesta mucho tiempo, mucho esfuerzo, mucha imaginación y talento y dicho sistema puede venirse abajo simplemente por la avaricia y el despropósito de unos pocos, los cuales han sido comisionados por la gran mayoría para propiciar su construcción y mantenimiento.

Las pocas cosas que son inherentes a la vida fundamental de las personas, tales y como vienen a ser el derecho a la educación y sanidad públicas, la vivienda, el trabajo, la seguridad y la ley y la garantía a una vejez digna, se ha puesto en cuestión para la gran mayoría quienes, por contrapartida, han venido asistiendo a un dispendio desmedido de recursos públicos en un cúmulo de corrupción y desconsideración de la casta hacia las necesidades básicas de los demás.

En nuestro país, tras la promulgación de la Constitución del 78, se inventaron una serie de “países” internos rodeados de una parafernalia insostenible de parlamentos, diputaciones, televisiones, embajadas, empresas públicas sin función ni objetivo, lujosos protocolos, ingentes parques móviles de marcas de lujo y unos auténticos rebaños de altos cargos y enchufados a porfía dilapidadores de unos recursos los cuales debieron ser dedicados en su mayor parte a satisfacer esa demanda social de donde procedían y que con tanta prodigalidad despilfarraban.

Muy al contrario, cuando la tan denominada crisis que provocaron los despilfarradores y corruptos se hizo más que evidente, la solución que adoptaron no vino a ser otra que el ahorro sobre el único bien social de que se disponía. En consecuencia la fórmula empleada vino a ser reducir pensiones, salarios, profesores, personal sanitario, asistencia social e investigación científica. Las autonomías, especialmente las separatistas, incrementaban sus esfuerzos y el dinero que negaban a las necesidades de sus ciudadanos para incidir, inventar o innovar las diferencias a fin de dejar clara la idea de no ser ni parecer españoles.

La indiferencia de las autoridades hacia el bienestar y los derechos intrínsecos de la ciudadanía que sostiene su privilegiado estatus de vida ha provocado la reacción hacia el abuso, hasta el punto de concebir la idea de que sus propias quejas dirigidas a organismos superiores y policiales han venido siendo tan inútiles como despreciadas, por lo que el desánimo les ha llevado a la rebeldía en forma de voto. Las grandes crisis que históricamente se muestran que en el siglo pasado se combatieron con éstas medidas, siempre provocaron la reacción de la democracia contra sí misma.

 El sociólogo José Mª Maravall apunta un veredicto más directo: “Lo que se necesita es un proyecto para un gobierno que asuma responsabilidades: la UE es un extraño animal político en el que la responsabilidad de los líderes se difumina y la ciudadanía es incapaz de atribuir culpas y de castigar a nadie de forma coherente. Por eso suben los radicales”. Esa es una explicación más que razonable a esta situación.

En este mismo sentido Intermón Oxfam denuncia que las familias pagan un volumen de impuestos que casi multiplica por 50 del que aportan las grandes empresas y pide al Gobierno que acometa una reforma fiscal que permita financiar adecuadamente las políticas sociales tras los recortes. Según la ONG, las familias en nuestro país aportan al IRPF alrededor del 90% de la recaudación y las empresas el 10% restante, de éste porcentaje, menos del 2% lo tributan las grandes empresas. Y en lo referente al conjunto impositivo las personas físicas aportaron el 91,58% de la recaudación total del Estado mediante el pago del IVA, los impuestos especiales y el IRPF en 2011, mientras que las empresas solo contribuyeron con el 8,42% de lo recaudado (antes de la crisis sumaban el 20% de la recaudación total).

Esta es la situación a nivel general y si para concluir dedicamos una pequeña ojeada a nuestro municipio, podremos observar en el recuento electoral un nivel de abstención del 55’61% al que habrá de incrementarse un total de cerca de 400 votos que fueron emitidos fragmentados en siglas y símbolos algunos de los cuales aparentan anecdóticos, simplemente porque quienes iban a votar tomaban cualquier papeleta únicamente preocupados por no elegir a siglas conocidas. La ausencia de diálogo social, de actitud de servicio y de idea clara de municipio, además de un endeudamiento más que manifiesto, va a propiciar seguramente una fragmentación del voto que hará problemática la composición de la próxima corporación municipal y ya no digamos la autonómica.

Mucho habrán de cambiar las cosas para lo contrario y poco el tiempo para siquiera intentar realizar dicho cambio, si es que están dispuesto a efectuarlo, que según estamos viendo, me voy a permitir que, de momento, estén dispuestos a ello.

 

Julián Sánchez

 

Acerca de javier

4 Comentarios

  1. He de decir con claridad y firmeza que mi pretensión política es humilde y modesta. Creo tener ideas con fundamento y con una necesaria dosis de autocrítica, y aunque no fuesen así también las diría. No tengo sapiencia en lo relativo a “cloacas partitocráticas” ni soy un zombie sin capacidad para pensar, ni capacidad de expresión, y por ello agradecería que la agresividad de sus ataques fuesen proporcionales a la tolerancia de su defensa, señor Julián.
    Si en Requena existe un exceso de “afiliados políticos” o si las ideas abundan sobradamente, no deberíamos contentarnos en echar un voto de uvas a brevas o sencillamente redactar un artículo crítico. Supongo que deberíamos acomodarnos el mono de trabajo y doblegar el “lomo”, para enriquecer de nuestra sabiduría a aquellos que hemos nombrado democráticamente para conducir las riendas hacia el bienestar. Yo se que duele oír ciertas verdades, pero sin autocritica no se avanza, y permanecer en el error demasiado tiempo empieza a ser de personas poco inteligentes.

    Motivado por lo mucho que me gusta hablar de política con mis amigos, me confiesan que nos han metido un tirón de orejas de orejas para que despertemos y avivemos nuestra alma dormida. No creemos en los políticos, pero si en la política, estamos convencidos de que es el medio para conseguir un fin, dejemos ese secretismo incomprensible de no manifestar nuestras ideologías. Estamos en tiempos donde las palabras no cuestan sangre. La traducción de ese azote ha sido depositando su voto a los partidos menores, metiendo papeletas rotas dentro de los sobres, votos en blanco y votos nulos, evidenciando un ansía aleccionador por los deberes mal hechos. Sin duda, el año que viene nos volverán a votar, si hacemos bien las obligaciones.

    El otro día escuche una encuesta donde preguntaban en qué medida habían perjudicado las elecciones europeas a los dos partidos mayoritarios, y curiosamente la sociedad estipulaba que el PSOE había salido más dañado, sin duda tengo la explicación y es por el efecto mediático, tomar decisiones para resolver problemas se traduce en debilidad política y no en fármacos que mitiguen ese estado político febril. Me gustaría dejar una impronta de reflexión y recordar dos postulados del WILLY BRANDT, como ingredientes a ese fármaco contra el catarro político:
    … el futuro del SOCIALISMO no va a estar dominado por aquellos atrapados en el pasado…
    … no somos elegidos por Dios, sino por el electorado, por lo tanto hay que dialogar hasta con el ignorante porque también tiene una historia que contar…

    La postura del PP, ha sido pasar de puntillas ante ese tirón de orejas y esconder la cabeza como un avestruz en la tierra y no medicarse ante ese catarro. Como tu bien dices Julián, con la actitud de Esteban González Pons de arrojar la piedra a otro lugar, subrayo de repugnante dicha postura de tergiversar la realidad para hacernos creer que con ellos no “va la cosa”.
    La derecha está anquilosada, apolillada y en el punto en un punto de partida sin salida. Obsoleta y rotunda en la inacción, observa el futuro sin energía. No se aprende esta derecha que la etiqueta y el logo del caballito en la camisa no da el voto, no se aprende esta derecha que ya no cabe el “mangoneo” en bolsillo ajeno, no se aprende esta derecha que el tiempo en el poder desgasta y los cambios son INEXCUSABLES, y en esta faceta no es posible la austeridad, ni utilizarla como comodín para justificarlo todo (como dice el PP de Requena ante cualquier propuesta…NUESTRO PLAN DE AJUSTE LO IMPIDE…).

    Es necesaria la gente joven democrática y sin reminiscencias de pasados. Antonio Miguel Carmona ha indicado que se precisa mimbres frescos, con ideas y preparación para formar cestos socialistas que reduzcan la distancia entre el político y el ciudadano. Supongo que ese nuevo cesto lo está trenzando lentamente pero sin pausa, el secretario general del PSOE de Requena Mario Sánchez, sacando todo su jugo limpio y sano, para curar a esos enfermos de la política decimonónica, y darle un impulso a la nueva generación, con ideas claras, y resolver los problemas de la calle. Para reducir la distancia entre el político y el ciudadano se necesita oír al aire fresco, y me consta que Mario Sánchez está en ello. Si bien es cierto que el secretario general del PSOE de Requena, tiene la intrincada tarea de ir sembrando (y la lo hace) para cosechar en el fututo buenos frutos. No es fácil el órdago, pero el empeño merece el respeto. Ahora toca el esfuerzo, dedicación, y que el trabajo encuentre la recompensa. Estoy completamente seguro que de seguir así, el año que viene veremos a Mario Sánchez como nuestro alcalde. ÁNIMO.

  2. Julián Sánchez

    Bueno pues, esta vez te veo más razonable y poco tengo que contradecirte. Estoy de acuerdo que Mario puede tener muy buena actitud y puede ser muy válido para el futuro, pero debe ser él y gente como él quienes se abran el camino con ideas nuevas y espíritu de sacrificio por los demás. Para ello debe liberarse de conceptos y prejuicios ajenos preconcebidos que lastrarían un futuro nuevo. La próxima semana aparecerán otros dos artículos míos sobre la prepondrancia que la socialdemocracia debe tener para la regeneración democrática de nuestro país. La socialdemocracia ha sido el sistema que más progreso, riqueza y libertad a proporcionado a Europa y. sin embargo, al menos bajo mi apreciación, ha sido olvidado últimamente,lo que me resulta incomprensible. Hay que rescatar la socialdemocracia y regenerar la democracia, ese es el camino a emprender por las nuevas generaciones. Libertad, democracia y avance social es lo que defendimos unos cuantos en la transición.

    No creo que puedas acusarme de no haberme puesto el mono de trabajo, lo hice en la transición y lo hice cuando tuve que estar en el Ayuntamiento y no creo tampoco que pueda acusarme nadie de haberlo hecho por lucro personal, más bien al contrario. En estos momentos no tengo apetencias políticas, ni creo que deba en modo alguno volver a primera línea, pero sí me encuentro en la obligación de participar mis experiencias, siempre contrastables y criticables como democráticamente corresponde.

    Y en eso estoy.

    Un saludo.

Deja un Comentario

Scroll To Top