Lunes , 23 octubre 2017
Titulares de hoy
Inicio » Columnas » Refugiados
Refugiados

Refugiados

LOS COMBATIVOS REQUENENSES./ Víctor Manuel Galán Tendero.

La cara más desoladoramente humana de la guerra es la de los refugiados, personas que huyen del fuego para caer en las brasas muchas veces por desgracia. La actual crisis humanitaria, susceptible de agravamiento, golpea a la opinión pública mundial sobre un problema más persistente en la Historia de lo que a veces se cree.

Requena no escapó al mismo y se convirtió en lo que hoy en día llamaríamos una tierra de acogida en 1522.

Carlos I, antes de convertirse en V de Alemania, tuvo un recibimiento muy crítico en muchos de los reinos hispánicos, lo que condujo como es bien sabido a las Comunidades y a las Germanías. En 1521 capituló la Requena comunera y se convirtió a su pesar en punto de paso de las fuerzas antiagermanadas. Los insurrectos valencianos, bajo la égida del Encubierto, prosiguieron su resistencia en la ciudad de Játiva y en la villa de Alcira. El virrey Diego Hurtado de Mendoza se tuvo que emplear contra ellos.

Los agermanados no se mostraron inactivos y atacaron en la medida de sus posibilidades a los realistas a su alcance. Llegaron a amenazar a los del valle de Ayora, señorío de los Mendoza con importante población mudéjar, blanco de las iras agermanadas. Sus gentes se sintieron amenazadas por la posibilidad de nuevas incursiones y el virrey de Valencia ordenó a Requena el 4 de septiembre de 1522 desde Onteniente a acogerlos y proteger sus bienes de toda mala acción o rapiña.

Requena se encontraba a la sazón muy carente de recursos por los gravámenes de los conflictos, pero no se conocen incidentes entre los vecinos y los refugiados del valle de Ayora. Nos gustaría pensar, aunque no dispongamos de la documentación, que fue por considerar a los que escapaban del peligro personas, refugiados con historias propias dignas de compasión.

Fuentes.

ARCHIVO HISTÓRICO MUNICIPAL DE REQUENA. Documento 10035.

Deja un Comentario

Scroll To Top