Últimas Noticias
Inicio / Columnas / Regeneración Democrática pero en serio

Regeneración Democrática pero en serio

EL OBSERVATORIO DEL TEJO/JULIÁN SÁNCHEZ

Estamos asistiendo estos días al debate establecido por las tres candidaturas que se presentan a la elección en primarias a la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español  y, no dejo de sorprenderme al comprobar la ligereza de opinión con que algunos medios propios a la derecha mediática y también, cómo  no, de algún político de orden contrario, con que se vienen pronunciando en referencia  a las características de los candidatos, especialmente en lo referente a la supuesta idoneidad que, a su juicio acreditan, en orden a que su día alcancen a asumir las responsabilidades propias de la presidencia del gobierno del estado, si la mayoría de la ciudadanía lo estimase oportuno al efecto.

No parece ser que el candidato Pérez Tapias preocupe mucho a este sector crítico que comentamos, seguramente será que no se les antoja rival suficiente. Ignoro el por qué, puesto que el currículo y la trayectoria de José Antonio Pérez Tapias, tanto a nivel académico como laboral y político no deviene nada despreciable pero, en principio, las críticas aparentan más dirigidas a los candidatos más jóvenes, o sea contra las personas del madrileño Pedro Sánchez y el vizcaíno Eduardo Madina. La diatriba parece ser que se fundamente en una supuesta excesiva bisoñez e inexperiencia… (¿) Fundamentos éstos muy poco sólidos a mi juicio, al tiempo que radicalmente infundados, tal y como voy a tratar a continuación de demostrar tras el correspondiente análisis realizado con una total objetividad en sus datos.

Si repasamos el currículo oficial de cada uno de estos futuribles y, además, lo interponemos a modo de comparativa en referencia a otros dos homólogos quienes en su día vinieron a pasar por momentos similares a los que los dos candidatos están atravesando en la actualidad, tal y como en su día vinieron a ser Felipe González y José María Aznar, podremos comprobar la ineludible evidencia de que, en principio, y dejando a salvaguarda la capacidad de cada cual a la hora de desempeñar el trascendental cargo, cosa que unos han demostrado y los otros lo tendrán que hacer si para ello son elegidos, la realidad viene a ser que, a priori, los actuales candidatos a la Secretaría General del PSOE, parten con evidente ventaja que sus antecesores, y a las pruebas nos remitimos.

Pedro Sánchez y Pérez Castejón: Nació en Madrid el 29 de febrero de 1972, casado y con dos hijas. Cursó sus estudios de bachillerato en el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid, a cuya sección de baloncesto perteneció federado en el Estudiantes hasta los 21 años. En la actualidad es miembro de la Fundación Estudiantes.Obtuvo la licenciatura en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad Complutense de Madrid.

Posteriormente cursó estudios de posgrado, destacando un máster en Política Económica de la UE por la Universidad Libre de Bruselas y otro máster en Liderazgo Público por IESE. Desde 2012, es doctor en Economía y Empresa por la Universidad Camilo José Cela de Madrid. En 2013 publicó “La nueva diplomacia económica española”, libro que recogía los contenidos de la tesis con la que obtuvo el doctorado.

Desde 2008, Pedro Sánchez es profesor asociado de Estructura Económica e Historia del Pensamiento Económico en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Empresariales de la Universidad Camilo José Cela. Desde entonces ha compaginado su actividad docente con la política. Habla inglés y francés.

Eduardo Madina Muñoz: Nació en Bilbao el 11 de enero de 1976, casado y con un hijo. A los 17 años se afilió a las Juventudes Socialistas de Euskadi, rama juvenil del PSE-EE. Es   licenciado en Historia contemporánea en la Universidad de Deusto. Tiene un máster en Integración europea por la Universidad del País Vasco, especializado en Relaciones internacionales. Ha trabajado como técnico en el Parlamento Europeo y ha impartido clases en diferentes universidades europeas sobre Relaciones internacionales y Construcción Europea.

En la actualidad es profesor asociado de Historia Contemporánea en la Universidad Carlos III de Madrid. Anteriormente dirigió y presentó un programa de contenidos musicales en Radio 3 llamado El archiduc. En el año 2012 fue elegido entre los 192 jóvenes más destacados del mundo por el Foro De Davos (World Economic Forum) dentro del programa de jóvenes líderes mundiales (Young Global Leaders).

Como podemos analizar no se trata de dos jóvenes “ociosos” precisamente y si efectuamos una comparativa con las atribuciones académicas y laborales de los dos ex presidentes anteriormente mentados, podremos observar que Felipe González al hacerse cargo de la presidencia del gobierno en noviembre  de 1982 acreditaba en su currículo una licenciatura en derecho obtenida en la Universidad de Sevilla y una actividad de abogado laboralista. En referencia a José María Aznar en idénticas circunstancias, otra licenciatura en derecho por la Universidad Complutense de Madrid y una plaza por oposición de Inspector de Hacienda, sin que se les conociese otra acreditación destacable.

En referencia a la responsabilidad política a la que aspiran ambos candidatos, así como la edad en que pueden acceder a ella, en primer lugar habremos de tener en cuenta la evidencia histórica constante en que Felipe González accedió a las responsabilidades de la Secretaría General del PSOE en el 13 congreso federal celebrado en la ciudad francesa de Surennes del 11 al 13 de octubre de 1974, fecha en la que Felipe contaba con 32 años de edad, diez menos de los que hoy ostenta Pedro Sánchez y seis menos que Eduardo Madina.

Considerando que Felipe González alcanzó la Presidencia del Gobierno Español el 28 de octubre de 1982, es evidente que en aquella fecha Felipe acreditaba una edad de 40 años. Cuando se celebren las próximas elecciones generales a Cortes, previsiblemente para noviembre de 2015, Pedro tendrá entonces 45 años y Eduardo próximo a los 40.

En referencia a José María Aznar, por no extendernos mucho habrá que dejar constancia que accedió a la Presidencia del Partido Popular  en 1990 a la edad de 37 años y a la Presidencia del Gobierno de España en 1996 cuando contaba con 43 años.

Tras estas consideraciones ¿Dónde de donde se sacan la bisoñez e inexperiencia de los candidatos socialistas a la Secretaría General del PSOE? Deviene clara la idea de que los argumentos que no tienen base se diluyen por sí mismos. Hay que felicitarse por la circunstancia de que un partido político de la repercusión del Partido Socialista Obrero Español haya iniciado con hechos y no con simples anuncios, un movimiento catársico encaminado a su regeneración interna comenzando por las personas, lo cual acontece en el primer paso dirigido a afrontar el rediseño y la refundación de un sistema democrático puesto en cuestión por la inmensa mayoría de la ciudadanía española. El ejemplo, si se quiere acreditar, ha de comenzar por uno mismo y el PSOE ha iniciado un nuevo camino con personas nuevas que habrán de aportar un nuevo ideario y otras formas distintas dirigidas a afrontar el futuro de nuestra democracia. En consecuencia lo que mejor podrían hacer desde ambas partes del espectro político español, es seguir el ejemplo en lugar de esforzarse vanamente en desacreditar el proceso con argumentos tan poco consistentes como evidentemente malévolos.

No tenemos mucho tiempo que perder, el futuro inmediato debe afrontar situaciones tan trascendentales como podemos considerarla regeneración democrática, la salida de la crisis, la funcionalidad de la Constitución y la salvaguarda de la integridad del estado; nada más ni nada menos. No creo que sea conveniente perder energías en dedicarnos en criticar al vecino por la forma en cómo tiende su ropa, cuando algunos todavía no la han llegado a poner  ni siquiera a remojar.

Julián Sánchez

 

 

 

Acerca de javier

2 Comentarios

  1. Tras realizar un diagnóstico de las elecciones europeas y del panorama político español, toca analizar las alternativas que puede ofrecer la Socialdemocracia ante la actual situación de crisis política y de políticos. Al hilo de los dos artículos escritos con anterioridad por Julián Sánchez, Socialdemocracia VS Liberalismo-Demagogia (Parte 1ª y 2ª), la Socialdemocracia en estado puro y libre de perversiones y mixtificaciones debe ser el principal objetivo del PSOE para ofrecer soluciones a la angustiosa situación que viven muchas personas en nuestro país.

    Creo que el PSOE ha sido capaz de no eludir la autocrítica, de reconocer errores, redefinir su proyecto, y asumir que el fin no está en sí mismo. En mi opinión, los tres candidatos ante esas primarias demuestran que el PSOE está muy vivo y tiene gente dispuesta a dar un paso al frente para liderar el proyecto.
    Debemos adjudicar de merecido reconocimiento, independientemente del intrínseco color político de cada persona, que las primarias del PSOE son el revulsivo para evitar imposiciones y hacer de la democracia el estado de la normalidad. Y cuando no se pasa por ese precepto, ingrediente consustancial de la libertad, se carece de moralidad para ocupar puestos de responsabilidad en la vida política. Es el caso de la gran mayoría de partidos políticos, por no decir TODOS, únicamente apadrinados por la “Santísima Trinidad” .

    No creo que la edad sea en sí misma un requisito fundamental para ganar las primarias, porque siempre hay “viejos con pircing y jóvenes con boina”, y por eso considero que el PSOE debe encontrar una mixtura de juventud y experiencia para facilitar además un pacto intergeneracional con la sociedad. Siendo injusto y quizás algo pragmático, la sociedad necesita savia limpia y fresca frente a la posible mundología y veteranía de Pérez Tapias; démosle a la gente lo que pide.

    El PSOE debe intentar liderar la regeneración de la política que está exigiendo la ciudadanía y esto debe ir acompañado de varios conceptos fundamentales. En primer lugar, recuperar un discurso que sea identificable y que vaya dirigido a una mayoría social de progreso, a una ciudadanía que está asustadiza y agonizante de alma; en segundo lugar, el blindaje del estado de bienestar, y en tercer lugar, buscar las claves para equilibrar la riqueza y suavizar las flagrantes desigualdades sociales, cuyo único antídoto pasa por una reforma fiscal.

    Por último, sin que sirva de precente, me gustaría lisonjear este artículo destacando su influencia y acondicionamiento por el lenguaje de la verdad.

    • Julián Sánchez

      Sin que sirva de precedente, no puedo estar más de acuerdo con lo que expones, esperemos que el domingo salga elegido el mejor y que los demás partidos, en lugar de poner palos en las ruedas, se apliquen la lección y dejen a sus militantes elegir su política y a quien deba ejecutarla. Ese debe ser el primer paso para conseguir una democracia más limpia y sustancial.

Deja un Comentario

Scroll To Top