Jueves , 14 diciembre 2017
Titulares de hoy
Inicio » Columnas » ” El lugar de la religión”

” El lugar de la religión”

LA BITÁCORA DE BRAUDEL. REPENSAR NUESTRA HISTORIA. JUAN CARLOS PÉREZ GCÍA

Indudablemente, la base histórica del catolicismo español ha marcado la historia española. Hoy está bien presente en nuestras vidas; nos guste o no. Cada aldea, cada pueblo tienen su parroquia. Además está a punto de comenzar la Semana Santa, que nos traerá las cotidianas procesiones y actos litúrgicos rememorantes de la Pasión y Resurrección. Quizás los domingos y fiestas de guardar los oficios religiosos no están llenos de gente. Pero, ¿cuál es la importancia real de la religión en nuestra sociedad?

Una vez que cayó Granada, los Reyes Católicos se dejaron llevar por una especie de euforia hasta el punto de decretar la expulsión de los judíos. La decisión, gestada en un reducido círculo de la corte, sorprendió a muchos y estaba directamente relacionada con la instauración algunos años antes del Tribunal de la Inquisición. En aquella España que veía los últimos estertores del siglo XV, algo estaba cambiando. El tiempo se encargaría de definir mejor lo que estaba por llegar, pero los barruntos no eran precisamente positivos.

Indudablemente, la base histórica del catolicismo español ha marcado la historia española. Hoy está bien presente en nuestras vidas; nos guste o no. Cada aldea, cada pueblo tienen su parroquia. Además está a punto de comenzar la Semana Santa, que nos traerá las cotidianas procesiones y actos litúrgicos rememorantes de la Pasión y Resurrección. Quizás los domingos y fiestas de guardar los oficios religiosos no están llenos de gente. Pero, ¿cuál es la importancia real de la religión en nuestra sociedad?

Isabel y Fernando son el inicio de muchas cosas. El descubrimiento de América, el final de la Reconquista, el inicio del proceso de unidad nacional de España, etc. En realidad, la Reconquista, vista hoy por un sector de la sociedad como el triunfo de España, no fue otra cosa que una prolongadísima guerra civil. Un enfrentamiento entre hispanos; por más que pertenecieran a alguna de las tres religiones monoteístas. Judíos, musulmanes y cristianos protagonizaron un gran enfrentamiento entre 711 y 1492; un enfrentamiento en el que muchas veces existió colaboración, coexistencia o una especie de convivencia que permitió el desarrollo de una cultura de elevados niveles. ¿Podemos entender el proyecto cultural de Alfonso X sin la presencia de las tres religiones?

Isabel y Fernando iniciaron un proceso de definición de España en su versión católica; pero, en realidad, sublimando, asumiendo y mezclando las aportaciones humanas y culturales de los tres monoteísmos. ¿Alguien puede negar la base judaica de un Fernando de Rojas o un Cervantes? Puede uno dirigirse a un Felipe II para comprobar la potencia de las creencias religiosas en sus decisiones políticas. Pero también puede acercarse al pelele de Felipe III para comprender cómo su deseo de significarse le condujo a tomar una decisión trascendental: la expulsión de los moriscos en 1609. Para la posteridad quedaron muchas cuestiones abiertas con la expulsión del XVII, incluso quedaron relatos mitológicos.

A propósito de esto, existe una pléyade de poblaciones en este país que relacionan una parte de sus representaciones con los moros. En Los Ruices del cerro de la Peladilla se dice que está hueco, porque los moros escondieron en su interior un gran tesoro. Los viejos del lugar afirman que colocándose en determinado lugar del monte y dando fuertes golpes en el suelo, es posible percibir un sonido que indica que se encuentra hueco. La presencia de huesos y ruinas hace el resto en toda esta historia.

En cualquier caso, el tesoro de los moros es una manera de asumir la presencia de otro colectivo dentro de nuestra historia. Es evidente que se le coloca en una posición externa, recluido en la montaña; pero está ahí, al lado de nosotros; y se dice “es el tesoro que escondieron antes de irse de esta tierra”, naturalmente de irse de su tierra.

Tesoro de moros. Iglesia católica en el pueblo. Conventos, ermitas, lugares de culto por casi todas partes. Testigos de una fe religiosa cristiana. A veces templos cristianos sobre las ruinas de viejas mezquitas; quién sabe si junto a antiguas sinagogas judías. Todos mezclados. Y todos separados.

Acaba de terminar el cónclave, y tenemos un Papa latino: Francisco I. ¿Qué relevancia posee la religión? En Próximo Oriente, esta cuestión es meramente retórica, pues se responde a sí misma. De poco vale que existan comunidades cristianas en Israel y Palestina. Judaísmo versus Islam. En el nivel puramente personal, quizás hay que disociar dos caras: religión y religiosidad.

La religión ha tomado en los últimos días periódicos, televisiones y radios. Se dirá que el morbo del cónclave. Pero lo cierto es que las televisiones y demás medios de comunicación se han trasladado a Roma, a seguir los detalles de la designación de un nuevo Vicario de Cristo. Incluso los medios de comunicación más contrarios a la Iglesia y a la religión han dedicado muchos minutos a este acontecimiento. Véase si no la SER, la Sexta o el periódico El País. Un delirio impresionante parece apoderarse de la prensa; el regusto por la plaza de San Pedro, la arquitectura de Bernini y las conexiones con un pueblo romano entregado. Las fumatas concitan la atención de medio mundo.

En los viejos tiempos de la guerra fría, cuando el enfrentamiento entre el mundo capitalista y el comunista estaban en todo su apogeo, el líder del segundo, el jefe de la Unión Soviética, Stalin, podía permitirse el lujo de cuestionar el poder del Papa: se dice que preguntó a su corte roja cuántas divisiones acorazadas poseía el Papa de Roma. Era la época en que la influencia política y diplomática era directamente proporcional al poder militar. La influencia del Pontificado rebasa las escasas posesiones del Vaticano.

La televisión y los media buscan el espectáculo. Incluso la Iglesia nos ha mostrado en la tele las interioridades del procedimiento de elección; aunque a veces mostrar mucho significa también ocultar mejor. En cualquier caso la pregunta está por responder: ¿somos demasiado crédulos al pensar que podemos alejar de nuestra sociedad a la religión?

Juan Carlos Pérez. En Los Ruices, a 13 de marzo de 2013.

 

Deja un Comentario

Scroll To Top