Alvarez Nölting apuesta por el enoturismo y los vinos de calidad en sus nuevas instalaciones

Alvarez Nölting apuesta por el enoturismo y los vinos de calidad en sus nuevas instalaciones

Fuente www.sevinet.es / La Semana Vitivinicola

Publicado el 02 Abril 2015 Por Vicent Escamilla

En pleno parque natural de las Hoces del Cabriel, emergen las nuevas instalaciones de Bodegas Alvarez Nölting, un mar de viñas con alguna isla de bosque mediterráneo. Esta bodega, capitaneada por Óscar Clemares ha encontrado su lugar y, de hecho, ya han elaborado aquí, en la pedanía de Los Isidros (Requena, Valencia) sus vinos de la vendimia 2014, aunque la obra, que incluye un pequeño pero encantador alojamiento rural, no se terminó totalmente hasta diciembre.

 

Una inversión cercana a los dos millones de euros pero que permite a esta bodega “hacer el vino como entendemos que debe hacerse el vino”, explica Clemares. Bodega totalmente aséptica, con sistema de limpieza mediante agua en pocos minutos, depósitos de acero inoxidable con sistemas de refrigeración, embotelladora (los vinos jóvenes los embotellan bajo pedido), tinos de gran capacidad…

Cuentan con 72 hectáreas de viñedo, con fantásticas plantas de Bobal, Syrah, Tempranillo y Chardonnay, entre otras, de las que nacen las 150.000 botellas que elaboran al año. Unos vinos que cuentan con el sello de vino elaborado en Parcs Naturals de la Comunitat Valenciana.

Desde que en Septiembre de 2004 salieron al mercado las primeras 2.200 botellas del tinto Alvarez Nölting 2002, elaborado en instalaciones cedidas y “peleando” con la embotelladora para que al final “lo que hubiera en el vino llegara tal cuál a la botella” mucho ha llovido y, en la actualidad esta bodega cuenta con un catálogo de siete referencias (podría crecer esta misma campaña).

Probamos también el Chardonnay 2014 recién embotellado (100% Chardonnay, con un ligero paso por barrica). Una variedad que ha dado muchas alegrías a la bodega. Elegante color amarillo pajizo. En nariz sobresale la manzana golden madura, incluso asada y aspectos amielados. Buen trabajo con las lías (mantequilla), profundo. Luego deja salir el orejón, fruta escarchada y notas cítricas (recuerdos a tarta de limón). En boca, un vino muy glicérico y sedoso.

El Finca Alvarez 2014 (100% Bobal) sin paso por barrica muestra una nariz llena de fruta madura (fresas y frambuesas), pétalos de rosa y caramelo de regaliz dulce. Sabroso paso por boca, buena acidez, pero tal vez con unos taninos algo verdes, fruto de la añada.

Una de sus “puntas de lanza” en el mercado nacional está siendo El Gran Loco, elaborado 100% con la variedad Bobal y con un paso por barrica de seis meses. Catamos la añada 2013. Destaca su nariz con moras y fruta madura, algo de mermelada incluso. Pero es fresco, gracias a los apuntes de monte mediterráneo, hierbas aromáticas y los ligeros balsámicos. Una madera muy bien empleada, justa.

Me encantó el Syrah 2012 (85% Syrah y el resto Tempranillo y Cabernet Sauvignon). Un vino que hace salivar ya cuando te acercas la copa a la nariz. Con 12 meses de madera, el acertado trabajo con tinos de mayor capacidad limita los aportes. Un vino interesante, con mucha especia (clavo, comino) que no enmascara la fruta que posee (fresa madura) y el carácter floral de la Syrah. Un paso por boca elegante, que deja torrefactos y tabaco rubio. Buena acidez y fresco final.

Alvarez Nölting Tinto, su buque insignia, (Bobal y Merlot) con 12 meses de crianza en roble francés. Durante la visita a la bodega pude catar la añada 2011, que se mostró muy viva. Una nariz con fruta negra (arándanos, moras) y aspectos florales (pétalo de rosa), con notas terrosas agradables. Una boca sedosa y agradable. Evolucionó muy bien en la copa, dejando notas compotadas que combinaban perfectamente con las especias y los aromas de ebanistería de su crianza.

Hasta aquí los vinos que probé, pero su catálogo se completa con el Blanc (Chardonnay 100%) y el vino Naturalmente Dulce (Monastrell).

Conscientes de que el enoturismo es un elemento de marca más en el mundo del vino. Bodegas Alvarez Nölting ha recuperado una antigua casa de aperos agrícola y la ha transformado en un coqueto apartamento rural, con capacidad para seis personas. Decorado con carácter balinés, cuenta con todas las comodidades para el enoturista más exigente. Las vistas al mar de viñas desde la terraza chill out al atardecer son de las que enamoran.

Unas instalaciones que también sirven para articular las visitas a la bodega (sábados y domingos a las 12.00 horas, con cita previa).

Para más información sobre la bodega www.alvareznolting.com

Para reservas y visitas enoturismo@alvareznolting.com

2015-04-03 Home, Blog, Vino 0

Dejar un comentario

You must be logged in to post a comment.

Categorias

Últimos comentarios

Sin comentarios
Comparar
Continuar comprando Comparar